domingo, 16 de octubre de 2011

Sabias que un día como hoy pero de 1817 1817 - Se descubre la tumba de Seti I, en el Valle de los Reyes, Egipto.

Seti I, el arquitecto de la dinastía XIX
Padre de Ramsés el Grande, Seti I consolidó la dinastía XIX, aseguró su presencia en Levante y Nubia y dejó gran número de monumentos, entre ellos su tumba en el Valle de los Reyes y su templo en Abydos.
En el 1294 a.C Ramsés I dejaba el mundo terrenal para reunirse con los dioses en los campos de Osiris. Dejaba atrás a su mujer Sitra y a cinco vástagos: dos niñas y tres niños, entre los cuales figuraba Seti I. Nacido antes de que su padre falleciese, en el 1324 a.C –tiempos de Ay o Horemheb- estaba destinado a continuar la dinastía. Siendo todavía un joven príncipe se casó con Tuy, de origen social modesto. Con ella tuvo cinco hijos, tres niñas y dos niños. El último barón fue el grandioso Ramsés II. Pronto ejerció el poder cuando Ramsés I lo eligió para ejercer de visir y comandante en jefe del ejército, así como de corregentar el trono. Valorado por su precoz habilidad en las relaciones en el extranjero, representó los intereses de Egipto en una contienda en territorio sirio; se ganaba de esta manera que fuese considerado digno heredero de Horemheb y continuador de Tutmosis III (1490-1436 a.C). Gobernó desde Tebas, en el Alto Egipto. Aunque esta fuera la capital del país, en la ceremonia de su coronación –a la edad de treinta años- quiso que para su título se extrajeran nombres y dioses provenientes del sur y del norte del territorio como demostración del alcance de su poder. Contando con las divisiones de Amón –proveniente de Tebas-, Re -Heliópolis- y la de Ptah –Menfis- se enfrentó a palestinos, sirios y libios. Aquellos encuentros fueron más tarde inmortalizados en los relieves del templo de Amón, en Karnak. En el segundo año de su reinado combatió contra los hititas en Qadesh, y en el tercero -junto a su hijo Ramsés- contra los libios en el Delta occidental; en el octavo agrandó los límites de Egipto hasta Siria-Palestina y sofocó una insurrección en Nubia. Durante su amplia estada en el trono –entre 15 y 17 años- no sólo obtuvo resultados militares: Seti I destacó en el ámbito de las artes, sobretodo en la construcción y los relieves parietales que se incluyeron en estos edificios. En el sur sobresalieron los encargos de la sala hipóstila de Karnak, los templos de Dra Abu el-Naga y en el norte el palacio de verano en Kantir. También se le atribuyen intervenciones en el templo de Heliópolis, el santuario de Ptah en Menfis y el templo de Set en Avaris. Pero fue en Abydos donde Seti I. Visita www.pueblabla.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada